Elige tu libro de una pantalla y luego… ¡Imprímelo!

La librería del futuro quizá sea así.
La librería del futuro quizá sea así.

Imagina estar frente a una pantalla, pasas uno tras otro los miles de títulos de libros disponibles, eliges uno y luego… lo imprimes.

La librería del futuro quizá sea así. En tan solo 5 minutos podrías tener un libro recién impreso, encuadernado y con ese olor a nuevo que tanto te gusta.

Esta es ya una realidad que fue presentada en el Salón del Libro de París por dos editoriales francesas, PUF (Prensas Universitarias de Francia) y La Martinière.

Son las nuevas impresoras de libros bajo demanda, una innovación que podría revolucionar el marcado editorial.

La Expresso Book Machine, presentada por PUF, atrae a decenas de curiosos. La máquina fue ideada por la empresa norteamericana Xerox, pero en Francia la explota el programa Ireneo, impulsado por la asociación nacional de impresores.

Se asemeja a una enorme impresora y uno ve desfilar a toda marcha las páginas por un lado, mientras la portada se acerca por el otro.

El resultado es sorprendente: el libro es casi idéntico a un ejemplar clásico y cuesta lo mismo, tan solo se percibe un brillo distinto en la tapa.

El modelo que presenta La Martinière es bastante más pequeño, pero el resultado es similar. Lo creó la empresa japonesa Ricoh y lo gestiona la empresa francesa Orséry.

La tecnología, que existe desde hace una década en Estados Unidos, prepara ahora su desembarco en Francia.

Muera el libro, viva el libro… impreso

El uso de estas máquinas promete reducir los costos relacionados con el transporte y el almacenamiento de los libros, así como los plazos de entrega y los daños medioambientales.

Para los promotores del proyecto, la dificultad consiste ahora en convencer a los libreros y a los lectores de que utilicen el invento.

Con un precio que ronda los 86 mil dólares, parece poco factible que los libreros adquieran una de estas impresoras.

La opción por ahora sería alquilar la máquina a los libreros por 250 euros mensuales. A cambio, ellos ingresarán el 33% del precio de venta del libro, poco más que lo que se llevan habitualmente.

En PUF, creen que el futuro no sólo pasa por el alquiler de estas máquinas, sino también por la creación de una red de imprentas capaces de proporcionar cualquier libro al librero en cuestión de horas.

El gran tamaño de las impresoras es otro escollo a la hora de convencer a las librerías.

Hay que explicar al librero que, al instalar uno de estos modelos, tendrá que quitar dos mesas de exposición, pero que, a cambio, dispondrá de un catálogo mucho más amplio.

Más allá de las librerías y los lectores, el éxito o el fracaso de estas iniciativas dependerá, en gran medida, del interés de las editoriales. Y, por supuesto, de los lectores.

¿Te gustaría un libro recién impreso?

Facebook Comments

2 thoughts on “Elige tu libro de una pantalla y luego… ¡Imprímelo!

  1. Es muy interesante esta alternativa. Pero me temo que el usuario evoluciona hacia la lectura en pantalla. Aunque quizás estas fórmulas animen a las editoriales a tener una mentalidad algo más abierta con respecto a los soportes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.