Hallan nuevos paquetes dirigidos a críticos de Trump en Florida y Nueva York

Explosivos

Todos los artefactos fueron empaquetados en sobres color manila y comparten características similares, incluido un tubo negro de plástico, sustancias inflamables, aunque no un detonador.

Las autoridades interceptaron el viernes otros dos paquetes enviados a personas críticas del presidente Donald Trump, uno dirigido al senador demócrata de Nueva Jersey, Florida, Corey Booker, y otro al ex jefe de inteligencia James Clapper en Nueva York.

Ocurre en medio de la investigación acerca del origen de varios paquetes explosivos enviados en los últimos días a prominentes demócratas y críticos del presidente.

Paquetes explosivos a críticos de Trump fueron enviados desde Florida

Se trata hasta ahora de 12 paquetes encontrados. El de Florida fue hallado en una instalación de clasificación de correo en Opa-Locka, cerca de Miami, según reportó el FBI en Twitter.

La investigación sobre el origen de los artefactos explosivos, cuyos destinatarios fueron dos expresidentes y un puñado de críticos del presidente Donald Trump, se concentraba en una instalación postal del estado de Florida.

Una oficina postal ubicada en la ciudad de Opa-locka, en el sur de la Florida, es el centro de las investigaciones de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), una vez que fue confirmado que todos los paquetes fueron enviados desde esa localidad postal.

Los artefactos explosivos fueron enviados a William y Hillary Clinton en Nueva York, al expresidente Barack Obama, al exvicepresidente Joe Biden, al actor Robert de Niro, al magnate y filántropo George Soros, al exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), John Brennan, a la legisladora demócrata Maxine Waters y a la cadena CNN.

Agentes del FBI inspeccionaban tanto la instalación fiscal en busca de pistas, como las cámaras de vigilancia. Todos los artefactos fueron empaquetados en sobres color manila y comparten características similares, incluido un tubo negro de plástico, sustancias inflamables, aunque no un detonador.

Entre las hipótesis operativas de los investigadores, figura determinar si los explosivos fueron diseñados y armados para explotar, para atemorizar a los destinatarios o para evaluar la respuesta de las autoridades federales.

En forma paralela, los artefactos están siendo analizados en el laboratorio criminal del FBI en Quantico, Virginia, el Centro de Análisis de Artefactos Explosivos Terroristas (TEDAC), donde existe uno de los equipos más avanzados en explosivos a nivel internacional.

Facebook Comments